Posts Tagged ‘viajes’

h1

Cansancio post día-de-campo

20 junio 2010

Ayer estuve en el campo con un montón de gente. Desde las dos de la tarde hasta las diez de la noche por allí, jugando al fútbol (que se me da bastante mal), al voleybol, saltando a la comba, recorriendo un río que había cerca… todo eso entre bocado y bocado de paella, tortilla, y un montón de comida más.

¿Y qué conclusión podemos sacar de todo esto? Pues que hoy  me duele todo. Sobre todo las piernas y un brazo; por cierto, lo del brazo no lo entiendo, si el que usé todo el rato para darle a la pelota fue el otro… pero bueno, mi cuerpo es que es así de raro.

Otra conclusión que también sacamos es que hoy no pienso salir de casa, hoy toca tumbarme en el sofá.

h1

Visita a Cáceres

4 mayo 2010

Este fin de semana pasado estuve en Cáceres. Más concretamente en el pueblo enano donde vive mi tía, pero para el caso es lo mismo. Uno de los días fuimos de paseo a Cáceres (la ciudad, pueblo, o lo que sea eso). Y de ese paseo tengo que destacar varias cosas:

1. El que construyó Cáceres tenía ganas de fastidiar un rato. No hay otra razón para explicar la cantidad casi infinita de cuestas empinadas que hay.

2. Hay una iglesia a la que no voy a entrar jamás de los jamases (tampoco es que entre a las demás, pero bueno…). Lo digo porque el Cristo tenía pinta de loco suicida (cuando lo dije mi padre se empezó a aguantar la risa y mi madre nos miró raro…), y eso de ver suicidarse a un muerto tiene que ser algo extraño y traumatizante.

3. Quien puso nombres a las calles se debía creer muy gracioso. A una calle estrecha la llamó Calle Ancha, y a una calle más empinada que las demás y con escalones la llamó Rompepiernas. Y seguro que hay más ejemplos.

Y esas han sido mis conclusiones sobre Cáceres. ¡Ah! ¡Por cierto! Por lo demás muy bonito.

h1

Mi aventura sobre ruedas

6 abril 2010

Uno de estos días de Semana Santa (¡Ah! ¡Por cierto! Hola, ya estoy aquí, volví el sábado) un par de amigas me convencieron para salir a patinar. Yo hacía un montón que no patinaba, varios años debía de hacer, y ni siquiera tenía patines, me tuvieron que dejar unos, pero me dejé convencer y salimos. Fuimos al paseo marítimo (por cierto, nunca me había fijado en la cantidad de gente que hay por ahí patinando…) que está bastante cerca de la urbanización donde estábamos. Mis dos amigas fueron patinando desde allí, pero yo me negué a ponerme los patines antes de llegar allí, no me fuese a matar antes de tiempo, que soy capaz. Ya que iba sin patines aproveché para ayudarlas al cruzar la calle, que sino se hubieran matado o algo por el camino. Luego llegamos por fin al paseo marítimo: yo me senté a ponerme los patines (que me costó lo mío…) y ellas se pusieron a meterme prisa (¡si es que son más majas!). Y entonces llegó la hora de la verdad: tenía que ponerme de pie con los patines. ¿Lo conseguiría? ¿No lo conseguiría? ¿Me caería de culo provocando las miradas de todo el mundo? Por suerte lo conseguí a la primera, y la verdad es que no se me dio tan mal como esperaba. No me llegué a caer ninguna vez, aunque sí que hice varios amagos. Entonces todo fue bonito, hermoso, perfecto… hasta que llegamos al kiosko. Nos íbamos a comprar algo de comer (unas patatitas, unas chuches… cualquier cosa). Al principio parecía que iba bien, la primera amiga pidió y no nos habíamos matado ninguna, eso era buena señal. Luego llegó el turno de la segunda amiga: no se mató ni nada, pero cuando iba a pagar se le cayeron todas las monedillas, por dentro y por fuera del kiosko. Tuvimos que recogerlas con los patines puestos, con cuidado de no matarnos justo en ese momento. Y claro, como era dificil no matarme, pues me maté (bueno, no del todo, sólo casi). Me estaba levantando de coger una de las monedillas y perdí el equilibrio al levantarme. Para no caer al suelo, me apoyé en el kiosko, y con el golpe que di parecía que le estaba metiendo prisa al pobre kioskero que, por cierto, es muy majo, no necesitamos pedirle las cosas porque ya sabe qué queremos ( bueno, conmigo no, que cada día pido una cosa distinta, pero con mis amigas sí que sí). Lo que estaba diciendo, que parecía que le estaba metiendo prisa al pobre, y como encima estaba de espaldas pues no vio mi caida. ¡A saber lo que pensaría! Pero bueno, a pesar de que se había formado cola detrás nuestro (¿qué pasaba, es que no había más kioskos?) nosotras nos fuimos muy dignamente (o todo lo que pudimos, por lo menos).

PD: Qué de paréntesis he puesto ¿no?

h1

Semana Santa

26 marzo 2010

Primer día de semana santa para mí. Una semanita y pico sin tener clases. Y también sin poder pasarme pasarme por aquí, a ver vuestros blogs o actualizar el mío porque me voy de vacaciones a la playita y allí no tengo internet. No es mucho tiempo, y a mí seguro que se me pasa demasiado rápido, pero yo lo digo por si acaso.

Mañana me voy, así que cuando vuelva me haré una maratón de leer posts. Así que nada, los que tengáis vacaciones a aprovecharlas, y los que no, pues a no agobiarse demasiado.

Ojala me fuera a una playa así, pero me conformo con una normalita.

h1

Viajar en el tiempo

23 noviembre 2009

¿Os imagináis poder viajar en el tiempo? Yo lo he pensado alguna vez, a veces me imagino viajando al pasado, visitando a mis padres o mis abuelos cuando tenían mi edad… Aunque si se pudiera, yo lo que preferiría es viajar al futuro, a ver como estoy, si es o no es mi futuro como yo lo había imaginado, si sigo viendo a mis amigos de ahora… o también más en el futuro todavía, cuando yo ya no exista, a ver como a cambiado el mundo, si ha mejorado, si ha empeorado, si sigue igual…

Ójala que algún día se invente de verdad una máquina del tiempo, para poder usarla. Por ahora me tendré que conformar con ver el presente.