Archive for 9 agosto 2010

h1

Mi fagot y yo

9 agosto 2010

Pensando en un tema sobre el que escribir, me acabo de dar cuenta de que en estos meses que llevo con el blog, todavía no he hablado sobre mi fagot (para quien no tenga muy claro lo que es un fagot, aquí dejo un enlace a un artículo sobre él en la wikipedia).

Empezaré por el principio: llevo tocándolo desde los 10 años, así que ahora hace 6 que lo toco (qué bien resto…). Antes tocaba el piano, pero no me terminaba de convencer, y entre eso y que cuando entré al conservatorio no había plazas de piano, pues empecé con el fagot.

Como pequeño descanso, dejo un video de cuatro frikis con fagot tocando las canciones del super mario.

Ya sé que he dicho que el video era solo como pequeño descanso, pero en realidad no tengo nada más que decir. Pero no os quejéis, que os he dado una clase práctica sobre como rellenar un post sin tener nada que decir.

h1

Vecinos pesados

2 agosto 2010

Ya he vuelto de mis vacaciones… ¡con lo bien que estaba yo en la playa! Pero bueno, está claro que todo lo que empieza tiene que acabar en algún momento.

Las vacaciones han estado muy bien. Baños en la playa, en la piscina, paseos cuesta arriba hasta el pueblo con todo el calor de julio (es que si subo cuando ya no hace calor, están todas las tiendas cerradas)… sólo ha habido una cosa mala: los vecinos.

El piso de al lado lo alquilan por semanas, entonces, en el tiempo que hemos estado allí, hemos tenido tres vecinos diferentes. Los de la primera semana casi nunca estaban en la casa, así que de ellos no me voy a quejar. Los segundos eran normales: estaban en casa el tiempo normal, luego hacían el ruido normal. Pero los terceros… ¡puff!

Creo que eran rusos, un matrimonio con tres niños. Ahí llega el primer problema: los niños. No se callaban ni debajo del agua, hablaban todo el día a gritos, y encima llenaban nuestro minijardín de dibujos rotos. Alguna vez pensé en decirles algo, pero luego me dí cuenta de que ni yo sé ruso ni ellos español.

Luego el segundo problema: fumaban. Vale que yo no les puedo prohibir que fumen en su casa, pero es que el olor a tabaco llegaba hasta la cocina.

Y finalmente el ruido en general: tenían la tele altísima siempre, las consolas de los niños también con el volumen al máximo, y desde mi terraza se oía perfectamente hasta cuando marcaban algo en el móvil… así que entre eso y los gritos de los niños, para oir la tele había que cerrar la ventana.

Pero bueno, si no tenemos esto en cuenta, mis vacaciones han estado muy bien.