Archive for 28 enero 2010

h1

Yo también me pocoyizo

28 enero 2010

Parece ser que ultimamente se ha puesto de moda esto de pocoyizarse. Ya son muchos blogs los que nos han presentado su versión pocoyizada (que seguramente se parezca a ellos tan poco como la mía a mí).Yo, que no voy a ser menos, presento en sociedad a mi pequeña yo-pocoyizada. Y si alguien todavían no se ha pocoyizado, puede hacerlo aquí.Como ya he dicho, mi yo-pocoyizada se parece a mí en practicamente nada, pero bueno, es lo más parecido que he conseguido.

Anuncios
h1

Más de sueños

26 enero 2010

Recupero el tema del post anterior, donde hablaba de los sueños. Aunque ahora voy a concretar un poco más: hablaré de esos sueños que se repiten, y se repiten, y se repiten… Por poner un ejemplo, os cuento uno que tengo a menudo:

Voy en el coche con mis padres y mi hermana, por un lugar sospechosamente parecido a los volcanes del supermario. El coche va sobre unas pasarelas de madera que en la realidad no aguantarían ni mi propio peso. Entonces la pasarela esta de madera se termina. Mi padre (que es quien conduce siempre) no hace ni siquiera amago de frenar y, lógicamente, el coche se cae al vacío. Ahí es cuando me despierto.

¿Significará algo? A lo mejor quiere decirme que tanto jugar al supermario me va a matar… O que no debería dejar conducir a mi padre… No sé, no sé… Por que si sueño tantas veces con lo mismo será que estoy obsesionada con ello. O a lo mejor no. No sé, esto de los sueños es muy raro.

Bueno, pues a ver si alguien se anima a comentar y cuenta algún sueño suyo, que a mí estas cosas me entretienen mucho.

h1

De sueños

24 enero 2010

Yo soy una de esas personas que la mitad de las veces no recuerdo lo que he soñado (como casi todo el mundo, creo)  y encima, las veces que me acuerdo, siempre me despierto en el mejor momento del sueño, cuando ya todo es bonito y feliz y me empieza a gustar y todo eso, pues ¡hala, a despertarse! Si no es porque suena el despertador, es porque a mi madre le parece que ya he dormido suficiente (y es una cosa en la que nunca estoy de acuerdo con ella), o porque a mi hermana le ha parecido que lo mejor que podia hacer es poner el volumen de la música al máximo.

Otra caracteristica de los sueños es que son raros. Algunos más que otros, pero en general todos son raros. Porque en un sueño, lo más normal del mundo es estar en un sitio, y de un momento a otro aparecer en otro que está en la otra punta del mundo o que es totalmente contrario al anterior. Por ejemplo, a mí una vez me pasó que soñaba que estaba en un sitio lleno de nieve y al rato estaba en mitad de un desierto.

Sobre sueños hay muchas más cosas que hablar, quizás en otro post vuelva a sacar el tema, pero de momento me voy, que hoy me he levantado pronto y tengo sueño.

h1

Me cago en la química

22 enero 2010

Hoy tengo claro que la química no es lo mío… Me han dado la nota del último examen: lo he suspendido. ¿Y por qué? Pues por culpa de la maldita y odiosa formulación. Todo lo demás (casi todo, tampoco voy a exagerar) estaba bien, pero como he puesto mal todas las fórmulas… ¡pues el examen a la mierda! ¿Es que a mí para que narices me sirve saber cual es la fórmula del hidróxido de mercurio? Si fuese a estudiar química, pues vale, pero si no…

Seguro que hay alguien que mientras me lee está pensando: “Pues para tener cultura general, que nunca está demás”. Y tiene razón, saber cosas nunca es malo, pero es que ahora estoy cabreada: no sé con quién (probablemente conmigo misma), pero el caso es que estoy cabreada. Así que me voy a despedir antes de que termine matando a alguien.

h1

Los niños pequeños no son tontos

20 enero 2010

Normalmente, nos acordamos mas bien poco de las cosas que nos pasan de pequeños. Aunque si que hay algunas cosas que se nos quedan grabadas y recordamos siempre, como la que voy a contar yo ahora:

Yo era muy muy muy pequeña (y cuando digo muy muy muy pequeña me refiero a que tendria unos 3 o 4 años). Estaba con algunos primos mayores que yo (en ese momento no tenia primos mas pequeños) en casa de un tio mio. Nos estabamos preparando para ir a algun sitio, no recuerdo cual, y entonces mi prima, que tiene cuatro años mas que yo (7 u 8 en ese momento) empieza a llorar. Yo nunca he sabido por que empezo a llorar, pero el caso es que mi tio intentaba calmarla, y en un momento dado le dijo que si no paraba su prima (yo) iba a empezar a llorar tambien. En ese momento me entro una gran duda existencial:

¿Que narices tiene que ver que llore mi prima con que llore yo?

Mira que yo era pequeña, pero le estuve dando vueltas un buen rato. Ahora, 12 años despues, lo entiendo: damos por hecho que los niños pequeños son idiotas. Y no lo son, probablemente incluso sean mas listos que algunos adultos, pero bueno… la gente piensa que si, ¿yo que le voy a hacer? Bueno, una cosa si que puedo hacer: prometer que nunca mas tratare a un niño pequeño como si fuera tonto.

P.D: No se si algun espabilao se habra dado cuenta, pero no he escrito ni una sola tilde en todo el post. Que conste que no es culpa mia, es el ordenador que no me deja: cada vez que le doy a la tecla, en lugar de ponermela en su sitio me pone dos tildes antes de la letra…

h1

I love green!

16 enero 2010

Me encanta el verde, siempre ha sido mi color favorito. Hasta mi habitación está pintada de verde. Y hoy, ahora, y en este lugar, voy a demostrar que tengo razones para que me encante tanto el verde.

Punto número uno. La comida. La comida verde suele estar muy rica. Bueno, excepto las acelgas, eso es algo que nunca me gustará. Pero un kiwi está muy bueno, o unas espinacas con bechamel, o muchas otras cosas.

Punto número dos. Los árboles. A todo el mundo le gusta que los árboles esten verdes, exhuberantes, llenos de vida… Creo que casi nadie prefiere que estén marrones y secos ¿o no?

Punto número tres. Me gusta y punto. Es un color bonito, que tiene muchos tonos distintos (y así cambias de color sin cambiar de verde).

¡Amantes del verde, unámonos! ¡Arriba el verde!

h1

Tic-tac…

15 enero 2010

Si hay una cosa que me pone nerviosa de estar en silencio en casa, es el no poder dejar de oir el maldito tic-tac del maldito reloj.

Normalmente no se oye tanto, porque hay siempre algún ruido: si no es la tele, es mi hermana gritando, o música, o la lavadora… cualquier cosa, vamos. Pero en momentos como este, que estoy sola en casa y no tengo puesta ni la tele, ni la radio, ni nada que suene… ¡pues no oigo otra cosa! Ahora mismo solo oigo eso: tic-tac, tic-tac, tic-tac… y si me concentro puedo oir hasta dos relojes a la vez. Algo así como tic tic-tac tac, tic tic- tac tac…

Pero bueno, no me voy a quejar tanto, que yo soy la primera incapaz de vivir sin mirar la hora cada cinco minutos (por cierto, son las ocho menos diez).